Frente Territorial

Con todos los matices de su historia, el Pueblo trabajador chileno habita a lo largo y ancho del territorio nacional. En estos suelos, donde se cría, organiza y crece el movimiento popular, se reflejan también, directamente, todas las penurias materiales y políticas que heredó de la dictadura y que han venido agravándose durante las administraciones de la Concertación-Nueva Mayoría y la derecha.

Por esto, en la Izquierda Libertaria luchamos por el derecho a una vida digna; es decir, por el derecho a vivir en barrios, villas y poblaciones con servicios fundamentales decentes, y no como mercancías regidas por el mercado y el lucro. Por una casa y lugares comunitarios cuyas condiciones no estén al arbitrio de la especulación inmobiliaria en colusión con funcionarios estatales, que empujan a las familias trabajadoras hacia periferias improductivas, convirtiéndose en basurales de otras comunas. Y luchamos, asimismo, por un transporte público digno y por la participación directa en los planes reguladores comunales y en todas las decisiones políticas que afectan nuestras vidas.

En consecuencia, luchamos también por abolir la privatización de la construcción de viviendas sociales y la usura de los créditos hipotecarios, fabricantes de deudores habitacionales, desalojos y remates de viviendas; y por una Ley General que, además de involucrar el reconocimiento constitucional del derecho a la vivienda digna.

Es así como la conformación de comunidades organizadas que ejerzan y disputen soberanamente espacios de poder, es fundamental en la construcción de un proyecto político como el nuestro, que busca la transformación social y la construcción de nuevas relaciones sociales, opuestas a las que el modelo económico, político y social expresa hoy.

Por esta razón, entendemos el control territorial como la base del poder popular y la disputa de los espacios institucionales como una herramienta más de la lucha, que respondan a un proceso soberano, democrático y participativo de ascendente fortalecimiento y protagonismo de la organización social.

Hoy en día nos encontramos trabajando en cuatro áreas que dinamizan y permiten el desarrollo programático de la organización, estas son: “Organizaciones comunitarias”, “Vivienda y habitad popular”, “Educación popular” y “Socioambiental”. Levantando demandas como la vivienda digna, la soberanía por nuestros recursos naturales, la disputa de los espacios institucionales y la construcción de un Chile más justo, igualitario y soberano.