Frente de Estudiantes Libertarios – FeL

La Izquierda Libertaria tiene un precedente en el seno estudiantil que data del 2003, fruto del esfuerzo de compañeras y compañeros que veían como horizonte de lucha la educación gratuita y de calidad. Actualmente, como referente estudiantil tenemos presencia desde Arica a Chiloé, en universidades tradicionales, privadas, centros de formación técnica, institutos profesionales, colegios y liceos.

Somos jóvenes convencidos y convencidas en la urgencia de enfrentar, desde la organización y la acción colectiva, la actual crisis de representación del sistema político, convocando a realizar cambios por una política al servicio de las mayorías sociales y no de las minorías corruptas. Cambios que promovemos entendiendo a colegios y universidades como escenarios de transformación, desde donde es posible debatir e impulsar las demandas para la construcción de una sociedad justa e igualitaria – que garantice derechos básicos como educación, salud y vivienda.

Nuestro surgimiento –hace 13 años al alero de movilizaciones estudiantiles– ha significado un gran aporte tanto en experiencia, como en la articulación con otras luchas sociales. Es en este camino, donde nos hemos encontrado fraterna y fructuosamente con otros sectores del campo popular, asumiendo roles de importancia dentro del Movimiento Social por la Educación.

Creemos firmemente que para construir ese Chile que queremos necesitamos una Educación Pública, Gratuita y No Sexista. Por ello, hoy nuestros esfuerzos se materializan en la lucha por una verdadera Reforma Educacional, como proyecto al servicio de las necesidades del país y no perfilada como producto para el mercado. Así, soñamos con un sistema educativo público, democrático y sin lucro.

El desafío hoy es trabajar unidos profesores y estudiantes, junto a todos los demás actores por la educación, con el fin de enfrentar a aquellas minorías que deciden y gobiernan por nosotros, e instalar las demandas históricas por las que tanto hemos luchado.

Es en este objetivo, donde han estado y seguirán encontrándose nuestros esfuerzos. Debemos continuar siendo los protagonistas de los cambios y de las reformas para nuestro país, por lo que la unidad y organización es fundamental para ser la juventud transformadora que Chile necesita. La construcción de un país mejor está en nuestras manos.