Empresas y abogados pro empleador se adelantan a solicitar Servicios Mínimos a sindicatos agroindustriales

Como ya es sabido, el primero de abril comienza a regir la cuestionada Reforma Laboral, la cual en un principio se mostró como una posibilidad de mejorar las condicones laborales y de negociación para los sindicatos. Sin embargo, gracias a las presiones realizadas por la patronal tanto a parlamentarios, como al gobierno y al filtro del Tribunal Constitucional, esta reforma se tranformó en un nuevo mecanismo para asegurar la acumulación de ganancias y dejar sin poder real de negociación a los sindicatos.
Como una forma de adelartase y ganar la “quién vive” a los dirigentes sindicales, Nicolás Gonzalez, uno de los representantes de la empresa Tecnología y Alimentos de Talagante, más conocida como agŕicola La Montina – perteneciente al grupo Aristía -, ya el 30 de enero de este año mandó una proposición al directorio sindical para establecer cuáles serán los Servicio Mínimos que la empresa considera como indispensables y que el sindicato debería entregar a la empresa, en caso de hacerse efectiva la huelga, y cuya negociación colectiva comienza en abril.
Lo que no deja de sorprender en la carta entregada por la empresa, es la interpretación al Código del Trabajo, ya que según el representante patronal “esto fundamentalmente porque los trabajadores no movilizados, salvo que determinemos utilizar la opción de lock out, deben seguir trabajando y obteniendo sus remuneraciones variables (BTG), sin que en la medida de lo posible ellas se vean notablemente disminuidas. Esta situación incluso es cautelada por el nuevo artículo 345 inciso 3 del Código del Trabajo, el cual dispone lo siguiente: “La huelga no afectará la libertad de trabajo de los trabajadores no involucrados en ella, ni la ejecución de las funciones convenidas en sus contratos de trabajo.”
La empresa le pide al sindicato que practicamente todas las maquinarias y procesos productivos sigan funcionando, solicitandole al entre 1 y 13 operarios por cada sección de la planta, con lo cual la empresa seguría funcionando, como si no existiera huelga alguna.
En este sentido, la abogada Verónica Munilla, asegura que “Los servicios mínimos se encuentran regulados en los artículos 359 y siguientes del Código del Trabajo. SIEMPRE deben ser analizados como una limitación al derecho fundamental de huelga. Por ende, el carácter que tienen es absolutamente restrictivo. SON UNA EXCEPCIÓN. Los servicios deben ser diseñados en dos sentidos: A) determinar que área de la empresa es imprescindible siga funcionando en miras de las finalidades señaladas y, una vez hecho lo anterior, B) determinar cual es el mínimo de trabajadores que puede asegurar lo anterior.
Si en la empresa hay trabajadores no sindicalizados, que no negocien y que por ende no puedan declararse en huelga, el empleador sí tiene con ellos la posibilidad de cuidar sus instalaciones a través del reemplazo interno, el que lamentablemente no está prohibido y se puede ejercer en virtud del artículo 12 del Código del Trabajo.
Por lo tanto, según lo señalado por el dirigente del sindicato Tecnología y Alimentos de Talagante, Marcos Navarro, con el apoyo de Lucas Cifuentes junto a la Unión de Sindicatos de la Agroindustria, los trabajadores decidieron negarse a toda proposición de la empresa, por considerarla abusiva y por estar por fuera de los marcos entablecidos por la ley.
Finalmante, cabe mencionar que los trabajadores fueron citados para el siguiente lunes a la Dirección del Trabajo, por solicitud de la empresa a ésta, para generar un acercamiento entre las partes.
Samuel Silva
Vocero Unión del Agro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *