Frente a las Agresiones de Carabineros a Joven Mapuche

“Sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia  cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo.  Es la cualidad más linda de un revolucionario.”  Ernesto “Che” Guevara.

La represión y violencia sistemática que hoy atestiguamos, contra comunidades, dirigentes y personas del pueblo mapuche, son consecuencia de una acción sistemática por parte del Estado chileno. Hoy, se tiene a una Machi presa en un proceso de más de 6 meses, en una condición de extrema vulnerabilidad: pesando 45 kilos y con un evidente deterioro en su salud. Por otra parte, una familia completa presa a raíz de un procedimiento propio de “ley antiterrorista”, un proceso con testigos sin rostro con una condena de ley común en un procedimiento sin antecedentes previos. Una madre de 4 hijos muerta a raíz de torturas, mediante un montaje que presume suicidio. Y ayer, 19 de diciembre 2016, un joven mapuche de 17 años fue baleado batiéndose entre la vida y la muerte producto de un disparo –de escopeta antimotines–  dado por la espalda por parte de un efectivo de Carabineros. Escopeta que debía tener cartuchos con 12 balines de goma, pero que se encontraba cargada con unos de caza con más de 150 balines de acero. Disparos que por cierto, fueron realizados mientras el joven se encontraba reducido en el suelo por parte de otros efectivos policiales.  

Al día de hoy Brandon Hernández Huentecol permanece internado en la Clínica Alemana de Temuco. La noche de ayer fue sometido a una nueva intervención quirúrgica –la tercera– para extraer los restos de los proyectiles de la zona abdominal. El joven tendría la pelvis destrozada y más de 100 balines esparcidos por su interior. Ada Huentecol, la madre, plantea que Brandon trató de defender a su hermano, un niño de 13 años, al que le hacían “control de identidad” e intentaban reducirlo contra el suelo. Es en esas circunstancias en las que Brandon, ya reducido e inmovilizado, recibe el tiro por la espalda.

Frente a esto, y todos los hechos anteriormente descritos, desde Izquierda Libertaria declaramos:

1- Resulta inaceptable que, en virtud del Estado de Excepción que se ha venido instalando de manera paulatina y sistemática en el Wallmapu (parte de VIII, IX y XIV región)  por parte de los distintos gobiernos, continúen sucediendo “errores” como los cometidos por el sargento segundo de Carabineros Cristian Rivera. Peor aún resultan las explicaciones presentadas por el alto mando de Carabineros, similares a las estipuladas en el caso de Alex Lemún y Matías Catrileo, que con el tiempo se han demostrado ser probadamente falsas. Hoy Rivera permanece en calidad de imputado por cuasidelito de lesiones graves, es decir, se presume que fue un disparo “involuntario” cuyas consecuencias no estaban “previstas” ni eran “deseables” para el criminal. Rivera probablemente, al igual que Walter Ramírez y Marco Aurelio Treuer, imputados en el caso de Catrileo y Lemun respectivamente, continuará trabajando para la institución, reubicado y en la más completa impunidad.

2- Las fuerzas emergentes, los partidos de izquierda, y la ciudadanía que aspira a transformaciones sustanciales en el Chile actual, somos quiénes buscamos recuperar nuestras vidas y orientarlas hacia el “buen vivir”. No podemos “normalizar” los horrores de la represión sistemática al pueblo mapuche y dejar de indignarnos con este tipo de “noticias”. Hoy más que ayer, la solidaridad, la empatía y la acción para movilizar nuestras fuerzas es un deber, no solo porque el ejercicio de la violencia hacia personas indefensas es aborrecible en cualquier circunstancia, sino también porque tarde o temprano serán usadas como estrategias de amedrentamiento contra todas las expresiones de lucha. Nos manifestamos contra la muerte, el desprecio a los nuestros y la tortura encubierta.

3- Finalmente nos queda la inmensa tarea de descolonizar y despatriarcalizar nuestro pensamiento y acción. Recuperar nuestra soberanía desde nuestras raíces y nuestras prácticas como pueblos hermanos es la mejor respuesta ante un Estado terrorista. Hacemos un llamado a sumarse masivamente a todas las formas de solidaridad y a todas las manifestaciones. Es nuestro deber visibilizar la injusticia, junto con fortalecer la solidaridad y propiciar la recuperación de Brandon. Por nuestra parte, la mayor de las solidaridades hacia la familia Hernández Huentecol, a la familia de la Machi Francisca Linconao, a la Familia Cayuhan de la Comunidad Mawidache de Antiquina Alto y sobre todo, a la familia de Macarena Valdes.

Clamaremos justicia por los asesinos y torturadores de los Pueblos de Chile. Nadie ni nada está olvidado.

Solo Luchando Venceremos.

Izquierda Libertaria – Chile.