Ante el Paro del Sector Público

Miércoles 9 de noviembre 2016

El paro de los funcionarios del sector público se extiende ya por dos semanas ante una oferta de reajuste por parte del gobierno que no alcanza a cubrir el alza del costo de la vida y, por lo tanto, no mejora realmente los sueldos. La actitud de las autoridades ha sido un insulto para los miles de trabajadores y trabajadoras a nivel nacional que, al contrario de lo que quieren hacer creer los sectores conservadores del país, no reciben grandes remuneraciones.

A pesar de lo que muestran los medios de comunicación y lo que dicen autoridades y sectores políticos, la gran mayoría de los empleados públicos como los técnicos, no profesionales y personal de más bajo rango, percibe remuneraciones relativamente bajas, que no están sujetas a reajuste por IPC, y por lo tanto el alza anual que pide la Mesa del Sector Público es una ayuda real para miles de familias y una necesidad en estos tiempos.

Por esto es que la oferta de 3,2% presentada por el gobierno es totalmente insuficiente, lo que ha sido dicho hasta el cansancio por las organizaciones del sector público. La respuesta de las autoridades, sin embargo, ha sido intransigente y poco clara: dicen que no hay dinero, pero el crecimiento del país, si bien es más bajo que en años anteriores, sigue siendo sostenido. Luego de los sucesivos rechazos que sufrió la propuesta del gobierno en el Congreso, ahora las autoridades y partidos políticos de la Nueva Mayoría esperan concretar un acuerdo entre ellos mismos, por arriba, para aprobar el reajuste del Gobierno sin considerar, una vez más, las demandas de las y los trabajadores.

Ante esto, como trabajadores y trabajadoras del sector público de la Izquierda Libertaria, declaramos que las autoridades deben escuchar las demandas de la Mesa del Sector Público y ofrecer un reajuste digno que signifique una mejora real en la calidad de vida de los empleados. Rechazamos todo tipo de acuerdo entre fuerzas políticas que no considere las demandas sociales y condenamos la actitud intransigente del Gobierno, así como el aprovechamiento político que sectores de la Nueva Mayoría y la derecha han hecho de este conflicto.

La paralización de los servicios públicos trae consecuencias negativas que afectan principalmente a los sectores más vulnerables del país, como los que hacen uso de la salud y educación pública, así como muchos problemas de trámites para miles de personas. Sin embargo, la sociedad debe entender que si los funcionarios han llegado a este punto, es por la actitud displicente de autoridades que prefieren ahorrar a costa de las y los trabajadores para después seguir invirtiendo en subsidios para el gran empresariado. Por último, llamamos tanto a las autoridades como a las mismas organizaciones de la Mesa del Sector Público a hacerse cargo de los miles de trabajadores y trabajadoras a honorarios del Estado, quienes se encuentran en una desprotección total, sin ningún tipo de derechos y, por lo pronto, sin recibir el reajuste anual que se está peleando. El personal a honorarios llega casi a la mitad de la planta total del sector público y se organiza a través de sindicatos agrupados en la Unión Nacional de Trabajadores/as a Honorarios del Estado. Tanto el Gobierno como las organizaciones de funcionarios deben reconocer a estos empleados y sus sindicatos, incluirlos y solucionar sus demandas por derechos básicos y un contrato único en el sector público.

Trabajadores del Sector Público – Izquierda Libertaria